La formación integral de los estudiantes de Ciencias Médicas desde la labor del bibliotecario cubano

    ARTÍCULO DE REVISIÓN

    La formación integral de los estudiantes de Ciencias Médicas desde la labor del bibliotecario cubano

    Integrated Medical students formation. A vision from Bibliotecology

    E. Horruitiner-Cabrales,a,* C. Horruitiner-Cabrales,b J. Hernández-Horruitiner,c M. Díaz Floresd

     

    Recibido: 09 de febrero de 2016

    Aceptado: 18 de enero de 2017

    PALABRAS CLAVE:

    Educación, Planificación de la educación, Enseñanza profesional, Profesión médica.

    RESUMEN

    Se analiza el papel que desempeñan las universidades en la transformación y el desarrollo social. En este sentido, es importante la función de la biblioteca escolar durante el proceso formativo. Se presentan los presupuestos teóricos de la Bibliotecología, su contextualización en los servicios que ofrece ∫el Salón de lecturas del Centro para el Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en Salud y su influencia en la formación de los estudiantes. El objetivo es valorar la importancia del bibliotecario para la formación integral de los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey.

    KEY WORDS:

    Education, Education planning, Professional education, Medical profession.

    ABSTRACT

    Intejrated Medical students formation. A visión. From. Bibliotecology.

    Thoroujh out this work It is analized the role of al universities in the social devecopment and its transformations. It is necesdary to point on. The main role and the function of school libreries in the students formation process. It also presents different tleorical aspects from thos subject, contextualization and offered services in the center reading noum, in the devecopment of social sciences and humanistics in health as well as the students formation process. The main objective es based on how important Is this subject for integrated students formation at Medical sciences university

    a Universidad de Ciencias Médicas “Carlos Juan Fínlay”, Cuba.

    b Palacio de Pioneros de la Provincia Granma, Cuba.

    c Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, Cuba.

    d Universidad Autónoma del Estado de México, México.

    * Autor para correspondencia: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    INTRODUCCIÓN

    Actualmente es importante la formación integral en los estudiantes universitarios, particularmente en aquellos que pertenecen a la universidad de Ciencias Médicas, quienes deben tener un grado de conocimiento alto en correspondencia con las exigencias sociales y el modelo de formación del profesional.

    Por ello, es necesario cumplir con los lineamientos del VI Congreso de la Política Económica y Social del Partido Comunista de Cuba y la Revolución, específicamente el 145, que se refiere a la necesidad de “elevar de la calidad y el rigor del proceso docente educativo, jerarquizar la superación permanente, el enaltecimiento y atención del personal docente, y el papel de la familia en la educación de niños y jóvenes”.1

    Durante este proceso, las bibliotecas y el servicio que ésta brinda desempeñan un papel fundamental, ya que su rol es esencial debido a las posibilidades que ofrece para contribuir al desarrollo de la lectura en los estudiantes y potenciar las habilidades de búsqueda e información científica.

    Asimismo, el personal que labora en ellas debe manifestarse de manera adecuada en correspondencia con la ética humanista de las relaciones interpersonales, la cual incluye: compromiso, respeto, responsabilidad y honestidad. De esta manera, se evidencia el cumplimiento del objetivo 56 de la Conferencia del Partido Comunista de Cuba,2 que se refiere a “Intensificar la atención a las instituciones educativas como centro de formación de valores, de respeto a la institucionalidad y a las leyes, donde el ejemplo y la ética del personal docente y no docente, la idoneidad y la preparación integral resultan decisivos”.

    El bibliotecario en las Ciencias Médicas contribuye a la formación integral del estudiante porque promueve, según Gasca,3 una síntesis de saberes para que los universitarios no pierdan el sentido profundo de sus conocimientos y ordenación como persona, ya que es una integración del saber facilitada por la reflexión y comunicación interdisciplinar.

    De manera que la Bibliotecología desempeña un papel fundamental en el proceso de formación de valores; esta ciencia es el conjunto sistemático de conocimientos relacionado con el libro y la biblioteca, tiene influencia en el desarrollo de la humanidad porque no solo se limita a un estudio de tipo histórico, sino también permite conocer internamente las características del libro y sus partes. Además es necesario el uso de este material impreso en el trabajo diario para lograr una mayor efectividad en los servicios que se brindan.

    La Bibliotecología en las universidades de Ciencias Médicas tiene diversas peculiaridades, ya que el contenido de los libros está en correspondencia con las diferentes especialidades que se estudian durante el ciclo básico y clínico de las carreras, pero también existen otros contenidos vinculados, como las Ciencias Sociales y Humanísticas que contribuyen a la formación holística del estudiante, al desarrollo lingüístico y a su preparación, tal como lo exige el modelo del profesional, incidiendo de esta manera en el proceso de educación en valores profesionales para cada carrera.

    Entre los representantes teóricos de la Bibliotecología en Cuba destacan: Blanca Mesa Castillo, Olga Vega García, Reina Estrella Herrera Acosta, Griselda Rodríguez Alfonso, Sahily de Pedro Cánovas, Nancy Dervitta Vidal, quienes han hecho referencia a la etimología del término y a la importancia que tiene el conocimiento de las disciplinas que la componen, entre otros aspectos importantes que han constituido presupuestos necesarios para la realización de esta investigación.

    A pesar de lo que se ha escrito sobre esta temática, existe poco tratamiento de la Bibliotecología como un elemento esencial que puede contribuir a la formación integral de los estudiantes universitarios. Esto debido a la falta de visión integradora que proporciona esta ciencia al proceso formativo de los educandos. Por ello, esta investigación tiene como objetivo valorar la importancia de la labor del bibliotecario para la formación integral de los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey.

    Caracterización de las bibliotecas en Cuba

    La actividad bibliotecaria en Cuba tiene raíces históricas a partir de su movimiento bibliotecario, investigaciones detallan que la primera biblioteca pública en Cuba fue en 1793 como iniciativa de la entonces Sociedad Económica de Amigos del País, fundada en ese mismo año con el nombre de Real Sociedad Patriótica, aunque existían colecciones privadas pertenecientes a relevantes intelectuales de la época, eran propiedad exclusiva de sus dueños.

    En el siglo XIX, 1835, en la provincia de Matanzas, se creó la biblioteca pública Gener y del Monte, que tuvo influencia en la vida cultural y social de la provincia. Once años después, en 1846, cuando se produjo la secularización de la Real y Pontificia Universidad de la Habana, se creó una biblioteca de esta institución, hoy uno de los más importantes patrimonios del país. En 1899 se fundó en Santiago de Cuba la biblioteca pública Elvira Cape por Emilio Bacardí, y en 1901, durante el período de la intervención norteamericana, se creó la Biblioteca Nacional.

    Caracterizó el surgimiento de estas bibliotecas la voluntad de facilitar al pueblo el acceso a la lectura y el conocimiento de sus colecciones que, aunque no de grandes cantidades de volúmenes y con múltiples dificultades por no contar con ningún apoyo financiero del gobierno, ocupó un lugar importante en el desarrollo de la historia del movimiento bibliotecario del país.

    Se puede decir que la actividad de información surgió en Cuba en los primeros años de la década de los 60.

    La creación de la Academia de Ciencias de Cuba, febrero 1962, marcó un momento importante para el desarrollo de la actividad de investigación en el país y lo relativo a la generación y difusión de información por diferentes vías. Un año después, abril 1963, se creó el Instituto de Documentación e Información Científica y Técnica con el objetivo de establecer las bases para la organización de un sistema de información científico-técnico y dar orientaciones metodológicas en relación con la recopilación, elaboración y divulgación de la información. A partir de ese momento el país fortalececió dichas actividades a través de la creación de bibliotecas en los ministerios y centros de información para atender las necesidades de los usuarios.

    Las bibliotecas escolares funcionaban para los niveles primarios y medios del sistema nacional de educación. Las bibliotecas públicas, universitarias, especializadas y los centros de documentación integraban el sistema nacional de documentación e información, cuyos fines eran:

    • Cooperar en el completamiento y perfeccionamiento de la educación escolar.

    • Auxiliar a maestros, profesores investigadores en sus funciones.

    • En el caso de las escolares, realizaban funciones de bibliotecas públicas en las localidades donde no existían.

    Se singularizaron por el carácter exponencial del crecimiento de información que necesitaba procesar un hombre contemporáneo y los limitados periodos de formación que a nivel mundial presentó el sistema. Ante tal contradicción, solo una solución parecía razonable: desarrollar la adquisición de manera autónoma, algo que desde el punto de vista pedagógico se vinculaba con aprender a aprender.

    Actualmente, la Bibliotecología tiene estrecha relación con las Tecnologías de la Comunicación y la Información (TICS), manifestando de esta forma su relación con otras disciplinas; sin embargo, autores consideran que independientemente del desarrollo de la informática se debe mantener también el lugar que le corresponde a la bibliografía impresa.

    La biblioteca es una institución principal para la investigación científica en las universidades, a ella acuden tanto docentes como estudiantes, una de las partes esenciales del servicio que se ofrece en la misma es la información a través de catálogos.

    En la universidad de Ciencias Médicas de Camagüey, espacio donde se realizó esta investigación, se llevaron a cabo acciones en el trabajo de la Bibliotecología que incidieron en la formación integral de los estudiantes de dicha universidad.

    La labor del bibliotecario en el Centro para el Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en Salud, su influencia en la formación integral de los estudiantes.

    El Centro para el Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en Salud es una unidad de desarrollo e innovación, su misión es desarrollar y promover la investigación científica y la innovación tecnológica, así como ofrecer los servicios científico-técnicos en el campo de las Ciencias Sociales y Humanísticas para contribuir al enfoque social de los problemas en salud y favorecer la formación y superación de los profesionales de la salud.

    Este centro tiene un salón de lectura para el desarrollo de la actividad cognoscitiva y las habilidades para el trabajo independiente por parte de los estudiantes. Para lograrlo, la biblioteca tiene las siguientes características:

    • Es un local con carácter multipropósito y funcional que está al servicio de estudiantes y trabajadores de la universidad. Tiene carácter científico porque incluye conocimientos en formación relacionadas con investigaciones sobre la salud.

    • Ofrece servicios para satisfacer necesidades informativas y de superación de los usuarios, incluye entre sus servicios: sala de lectura, préstamo circulante, préstamo interbibliotecario, servicio de referencia y exposiciones científico técnicas.

    La misión de este espacio es garantizar la prestación de servicios científicos y tecnológicos a profesionales y estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas. En cuanto a los recursos materiales, la biblioteca cuenta con 1657 libros ,100 revistas y 73 tesis de maestrías, cuyos usuarios son los estudiantes de las diferentes carreras (Estomatología, Medicina, Enfermería y Tecnólogos de la salud).4

    Las funciones que desempeña esta biblioteca son:

    • Función de Préstamo: controlado por parte de la bibliotecaria, incluye recogida de documentación personal (carnet de identidad o de estudiante) y registro de control.

    • Función cognoscitiva: apropiación de conocimientos a partir de la bibliografía consultada.

    • Función investigativa: contribuye a la ejercitación y desarrollo de habilidades investigativas (búsqueda de información y realización de fichas bibliográficas y de resúmenes, entre otras).

    • Función de control: se lleva a cabo a través de un registro (nombre y apellidos de los estudiantes, especialidad, título del libro, fecha de consulta y de devolución).

    La biblioteca también ofrece servicios de pregrado a todas las facultades, de posgrado y una hemeroteca con revistas especializadas, culturales y periódicas. Además cuenta con bibliografía actualizada de diferentes especialidades, entre ellas de Estomatología, que refiere la historia de la Ontología. En Medicina se ofrecen estudios médicos humanistas sobre el origen y la evolución de la vida, el dolor y sufrimiento humano, además se brinda una guía de acción para la excelencia en la atención médica, libros de Ética y Bioética, de Ciencia y Medicina. Se ofrecen también obras de Tomás Romay y Carlos J. Fínlay, representantes de la medicina cubana; así como del área de tecnología de la salud basada en evidencias; en Enfermería existe bibliografía relacionada con el programa del médico y la enfermera de la familia, la guía de la enfermería y un libro relacionado con las características que debe tener quien la ejerza, conjuntamente con estas bibliografías, los futuros egresados se nutren de conocimientos socio-humanísticos.

    Alarcón Ortiz R.5 en la Conferencia Inaugural del Congreso Internacional de Educación Superior Universidad señaló que actualmente se realiza un esfuerzo para que el trabajo educativo esté al mismo nivel que la preparación profesional y el desarrollo de valores; y que la formación patriótica y cultural integral tengan prioridad en la labor de nuestras universidades para generar profesionistas comprometidos con la patria.

    Se coincide con la idea de que la formación integral de un profesional no puede limitarse solamente a dotarlo de un conjunto de conocimientos. Se trata, en esencia, de prepararlos para la vida y su adecuado desempeño en la sociedad, lo que supone, entre otros aspectos, ser portador del sistema de valores que caracterizan su profesión.6

    La formación integral del estudiante debe ser una aspiración de todos los educadores; en este sentido, el bibliotecario también desempeña un rol importamte. En El enfoque Integral para la labor educativa y político-ideológica de los estudinates7 se señala que el desarrollo integral y multilateral de la personalidad de los jóvenes es posible cuando el trabajo educativo se realiza sobre la base de un enfoque integral de los componentes de la educación, es decir un enfoque en sistema que combine la educación político-ideológica, científico-técnica, moral, estética y física con plena conciencia de los objetivos que se quieren lograr.

    Los autores comparten esta idea, ya que para lograr la formación integral, además de la autopreparación constante, es importante la planificación y organización de actividades que potencien el desarrollo de actitudes protagónicas y que conduzcan a los estudiantes a ser los actores del proceso de formación profesional que enfrentan en la universidad, por ello, desde la labor de la Bibliotecología se debe desarrollar el trabajo educativo con la implementación de métodos de trabajo educativo y de propuestas que le permitan a los estudiantes desarrollar habilidades para el trabajo independiente con la bibliografía.

    En correspondencia con los desafíos que implican una época de continuos cambios, los docentes y educandos deben estar preparados para satisfacer su encargo social. Dentro de estas nuevas condiciones, la labor educativa del bibliotecario adquiere un carácter complejo en el modelo de hombre que la sociedad desea formar; el contenido del trabajo de este personal está determinado por los objetivos y las tareas planteadas por la institución docente, objetivos que definen los métodos, medios y formas organizativas que adquiere el mismo, según las características específicas del centro en que se realiza. Así, la visión de la Bibliotecología en la Universidad de Ciencias Médicas de Camagüey debe corresponder con los objetivos del modelo de egresado que la sociedad quiere formar.

    Para su realización, es necesario el esfuerzo coherente y coordinado del bibliotecario con el colectivo de profesores de las diferentes disciplinas para incidir en el proceso de la formación integral del estudiante. Se comparte el criterio de Nobalbo Aguilera, et al.8 de que en las carreras de Ciencias Médicas se privilegia la formación en las Ciencias Biomédicas y Clínicas, pero es necesario estimular las potencialidades cognoscitivas de los discípulos y requerir una sólida preparación tanto en las Ciencias Biomédicas como en las disciplinas humanísticas.

    La formación integral de los estudiantes no es solo por las grandes especialidades en carreras técnicas o humanísticas, sino que su potencia está precisamente en señalar que actualmente el factor que detona su capacidad educativa, comunicativa creadora es una sensibilidad dirigida por la conciencia en el juicio, en la imaginación y concretización de esta formación integral, la cual debe ofrecer diversos aspectos, entre ellos:

    • En lo humano, con el fortalecimiento de valores fundamentales como la libertad de pensamiento. El carácter primordial de la vida, la dignidad de la persona, el ejercicio constante de la convicción sustentada por la palabra, la recuperación de la importancia ética de la familia, el retorno a la comunidad y con énfasis especial, el cuidado y la celebración al valor del trabajo humano.

    • En lo disciplinar, con la formación de egresados altamente calificados y profesionales socialmente responsables.

    • En el fomento a la investigación, como vía no solo de nuevos conocimientos, sino como espacio de creación para lograr un mundo sustentable.3

    En la Universidad de Ciencias Médicas la preparación del profesional está en correspondencia con el modelo ideal social, por tal razón, uno de los aspectos que se toma en cuenta para la formación integral de los educandos es la dimensión socio-humanista, la formación cultural y de valores, aspectos analizados por Nobalbo Aguilera,9 quien refiere que se debe considerar el momento histórico concreto que viven los estudiantes y que la realidad objetiva determina en última instancia el sistema de valores que expresan los educandos en su modo de actuar. Es por eso que la lectura ocupa un lugar especial para el acceso a la cultura universal y nacional, lo cual es necesario para la formación profesional del futuro egresado de Ciencias Médicas.

    Para lograr la formación integral de los estudiantes de esta área en el trabajo de la biblioteca es necesario una labor cohesionada del bibliotecario con los docentes de las diferentes asignaturas, lo cual constituye un desafío para el trabajo educativo en las universidades médicas; en este sentido, “corresponde a los educadores la integración de saberes psicopedagógicos y sociológicos para formar a los estudiantes de acuerdo con las exigencias de la sociedad”.10

    El trabajo integrado contribuye a la educación en valores de los estudiantes a partir de determinadas exigencias necesarias para la labor de la Bibliotecología en relación con el personal responsable de esta tarea y los usuarios. Se ofrecen a continuación las dimensiones para evaluar el proceso de educación en valores en el trabajo del bibliotecario:

    • Dimensión relacionada con las relaciones interpersonales (respeto, buen trato, capacidad de dialogar y orientar adecuadamente en la búsqueda bibliográfica).

    • Dimensión vinculada con las normas de educación formal (uso adecuado de uniforme, disciplina, porte y aspecto personal). Para realizar su labor educativa y contribuir a la formación integral del estudiante, el bibliotecario debe contar con las siguientes cualidades pedagógicas:

    — Prestigio ante los estudiantes: se manifiesta en una conducta ejemplar y desempeño profesional.

    — Respeto a los estudiantes: demostrar la necesidad de ayudar a los mismos con el empleo de diferentes vías y métodos para lograr su formación integral.

    — Autoridad frente a los estudiantes: basada en el respeto mutuo y la exigencia para influir en la responsabilidad del estudiante.

    — Apariencia personal: se expresa en la forma de vestir, expresarse y presentarse ante los estudiantes, en el centro docente y servicio donde se desempeña.

    — Debe caracterizarse por el liderazgo para aglutinar al estudiantado y ayudarlos en la solución de los problemas relacionados con las habilidades para el trabajo independiente con las diferentes bibliografías.

    — Debe actualizarse política e ideológicamente para esclarecer dudas de los estudiantes en caso de ser necesario.

    — Entusiasmo: se demuestra en la motivación que brinda a los estudiantes para la realización de las diferentes tareas que deben asumir en el proceso de revisión, consulta y fichaje de la bibliografía orientada.

    — Creatividad y espíritu investigativo: investigar los problemas específicos y concretos en su contexto en correspondencia con los problemas de salud y de su brigada, indagar, buscar información y apoyo, validar estrategias diseñadas y aplicadas e introducir las transformaciones que precisan.

    Además debe poseer capacidades pedagógicas, entre ellas:

    • Pensamiento transformador y flexible: adecuar el trabajo a las características de los estudiantes y de sus especialidades.

    • Poder de convencimiento: trabajar sistemáticamente con los estudiantes en el momento en que se brinda el servicio bibliotecario para conseguir que éstos realicen las tareas orientadas y ejecuten adecuadamente las habilidades para el trabajo con la bibliografía.

    • Capacidad perceptiva: identificar cualquier alteración individual o colectiva, conocer las dificultades de los estudiantes y tratar de solucionarlas a partir de la interacción durante el proceso de desarrollo de habilidades para el trabajo independientes con la bibliografía.

    • Capacidad comunicativa: establecer relaciones sanas con los estudiantes que asisten a la biblioteca para ayudarlos a proyectarse en desarrollo ascendente.

    • Capacidad cognoscitiva: se manifiesta en el conocimiento que debe tener el bibliotecario de las dificultades que presentan los estudiantes en el momento del servicio que se les ofrece, ya sea en la búsqueda de la información, en la elaboración de resúmenes o en el fichaje de la bibliografía orientada.

    METODOLOGÍA

    “El modelo del profesional de la salud que hoy se implementa en la Educación Médica Superior busca la preparación de un sujeto autónomo, capaz de construir su propio conocimiento y con una sólida formación humanista”.11 Durante este proceso es fundamental el trabajo que se realiza en la biblioteca del Centro para el Desarrollo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en Salud, ya que propicia, conjuntamente, el desarrollo de habilidades para el trabajo independiente con las diferentes bibliografías, el perfeccionamiento del lenguaje en correspondencia con las diferentes carreras que cursan los estudiantes. Además es un instrumento del desarrollo psíquico, ya que a través de la lectura el estudiante se apropia del conocimiento, pero además realiza valoraciones críticas que son importantes para el desarrollo de su acervo cultural y creatividad.

    Para lograrlo se debe desarrollar el trabajo en las bibliotecas universitarias con el objetivo de contribuir a la formación integral de los estudiantes por medio de una metodología que propicie el desarrollo de habilidades para el trabajo independiente con la bibliografía. Para su elaboración se han diseñado pasos que permiten la búsqueda de información:

    1. Búsqueda en el catálogo de la bibliografía orientada por el docente. De esta manera, se establece una estrecha relación entre el bibliotecario y la orientación que ofrece el docente a los estudiantes.

    2. Petición a la bibliotecaria de la bibliografía encontrada, para lo cual deben mostrar el carnet de estudiante o de identidad.

    3. Familiarización de los estudiantes con la obra.

    4. Orientación del bibliotecario a los estudiantes sobre:

    • Cómo realizar el resumen de la obra seleccionada.

    • Cómo esquematizar lo leído.

    • Cómo realizar cuadros sinópticos.

    • Cómo utilizar los diccionarios.

    Es decir, el bibliotecario realiza una función educativa en el trabajo con los estudiantes, refleja el enfoque socio-histórico cultural de Vigotsky, ya que contribuye a la formación de los estudiantes a partir de la actividad y la comunicación, donde el bibliotecario potencia el desarrollo de habilidades para resumir, buscar información y elevar la cultura general integral. Esta función incluye además las relaciones interpersonales y su importancia dentro del proceso de comunicación, mismo que permite que los educandos sean capaces de desarrollar sus iniciativas a partir de la lectura. Con base en lo anterior, se estimulan las potencialidades de los estudiantes y los hábitos para el desarrollo de la lectura, lo cual es importante para promover la independencia cognoscitiva y el pensamiento creador.

    En el trabajo de la biblioteca, los estudiantes adquieren conocimientos de diferentes temáticas para la formación holística de su personalidad.

    CONCLUSIONES

    A partir del trabajo realizado se generaron los siguientes resultados:

    • La actividad bibliotecaria en Cuba tiene una evolución, la cual se manifiesta a través de las diferentes investigaciones realizadas.

    • La Bibliotecología es importante para la formación integral de los estudiantes de las Ciencias Médicas a partir del trabajo educativo que se realiza.

    • El bibliotecario debe poseer cualidades y capacidades pedagógicas, lo cual le imprime un valor esencial en su trabajo para apoyar al proceso formativo de los estudiantes.

    • La metodología para preparar al estudiante en el desarrollo de habilidades para el trabajo independiente con la bibliografía tiene significación práctica para el servicio que brinda en la atención a los estudiantes.

    Financiación.

    No se recibió patrocinio para llevar a cabo este artículo.

    Conflicto de intereses.

    Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

    REFERENCIAS

    1. Partido Comunista de Cuba (PCC). Lineamientos del Sexto Congreso de la política económica y social del Partido Comunista de Cuba y la Revolución. La Habana: Editorial Política; 2011.

    2. Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba. Objetivos de trabajo del Partido Comunista de Cuba. La Habana: Editorial Política; 2012.

    3. Gasca P, González S, Franco M, et al. Responsabilidad social universitaria. México: UAEM; 2011.

    4. Horruitiner Cabrales E. Estudio y evaluación de la colección de la biblioteca del Centro para el Desarrollo de las Ciencia Sociales y Humanísticas en Salud. Camagüey: Universidad de Ciencias Médicas; 2014.

    5. Alarcón Ortiz R. Por una Universidad socialmente responsable. En: Conferencia Inaugural del Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2014. La Habana: Ministerio de Educación Superior; 2014.

    6. CubaDebate Contra el Terrorismo Mediático. Educación Superior cubana: Formar profesionales competentes comprometidos con la Revolución, [en línea]. CubaDebate Contra el Terrorismo Mediático. 10 de septiembre de 2013. Disponible en http://www. cubadebate.cu/especiales/2013/09/10/284243/

    7. Ministerio de Educación Superior. Enfoque integral en la labor educativa y político-ideológica con los estudiantes. La Habana: Félix Varela; 1997.

    8. Nobalbo Aguilera YT, Socorras Sánchez SR, Pernas Álvarez IA, et al. Apreciación literaria: una innovación educativa para la formación humanista de los estudiantes de medicina. Medicina e Investigación. 2015; 3 (2): 147-151.

    9. Nobalbo Aguilera YT. Sistema de talleres de apreciación literaria para la formación socio-humanista de los estudiantes de la carrera de Medicina. 2014. [tesis]. Camagüey: Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay.

    10. Socarrás S. Dimensiones de la Universidad cubana. Revista Valor Universitario. 2011; 24 (3).

    11. Socarrás S, Díaz Flores M. El trabajo educativo del profesor guía (tutor) en la Revista Pro-Eduka@. Educación para la vida. 2014; 15.

     

     

    Free Joomla! templates by Engine Templates