COVID-19: La relación del estado nutricional con el sistema inmune y su impacto en la pandemia

    ARTÍCULO DE REVISIÓN

     

    COVID -19: the relation between nutritional status with the immune system and its impact amid the pandemic

    Iván Aivasovsky-Trotta,2* Andreina Zannin-Ferrero,1 Sergio Vergara-Cárdenas,1 María Ximena Arteaga,1 Felipe Bernate,1 Amparo Russi,2 Luis Gustavo Celis

     

                                                                            

    Recibido : 29 de agosto de 2020

    Aceptado: 29 de septiembre de 2020

     

     

    1 Universidad de La Sabana, Colombia, 2 Asociación Colombiana de Nutricionistas y Dietistas (ACODIN), Colombia. * Autor para correspondencia: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     

     

    Resumen

     

    Desde el surgimiento de la pandemia por Coronavirus, en 2019, se ha trabajado de forma sostenida e interdisciplinaria para generar un impacto y disminuir los decesos causados por esta enfermedad. Desde el ángulo nutricional y metabólico, y a partir de experiencias y conocimientos adquiridos de epidemias previas, se ha determinado la estrecha correlación existente entre el estado nutricional y el sistema inmunológico, observando que en pacientes con trastornos en este espectro, como por ejemplo la obesidad, desnutrición o deficiencias de micronutrientes, se presentan desenlaces negativos en entidades virales infectocontagiosas, como infecciones por Influenza. Es por lo anterior, que uno de los pilares del tratamiento en la actualidad es garantizar a los pacientes con COVID-19 una nutrición temprana, sopesando características propias del estado nutricional de cada uno, para así garantizar un aporte metabólico adecuado e individualizado que permita, de forma consecuente, optimizar las condiciones inmunológicas y a su vez, reducir los desenlaces fatales. Por lo cual, la presente revisión busca explorar y dilucidar la relación entre el estado nutricional y el sistema inmunológico para finalmente definir el abordaje y las estrategias vigentes para garantizar el adecuado manejo de pacientes con esta enfermedad desde el ámbito nutricional y metabólico.

     

    PALABRAS CLAVE COVID-19, estatus nutricional, malnutrición, sistema inmunológico, dieta, prevención secundaria.

     

     

    Abstract

    Since the emergence of the 2019 Coronavirus disease pandemic, sustained and interdisciplinary work has been carried on to generate an impact and decrease fatal outcomes caused by this disease. From the nutritional and metabolic perspective, a close correlation between nutritional status and the immune system has been determined from experiences and knowledge acquired from previous epidemics, noting that negative outcomes occur in patients with viral diseases such as influenza, that suffer comorbidities related to obesity, malnutrition or micronutrient deficiencies. It is important to highlight that one of the main treatments regarding patients with COVID-19 lye on early establishment of nutrition, taking into account the nutritional status and anthropometric characteristics of each patient, in order to ensure an adequate and individualized diet, which will, consequently, optimize its immune conditions and in turn, reduce fatal outcomes. Therefore, this review finally seeks to explore and clarify the relationship between nutritional status and the immune system to finally define the approach and strategies in force to guarantee the proper management of patients with this disease from the nutritional and metabolic field.

    KEY WORDS COVID-19, Nutritional status, Malnutrition, Immune system, Diet, Secondary prevention.

     

     

     

    Estado nutricional y el COVID-19

    En diciembre de 2019 se reportaron los primeros casos de COVID-19 en China ocasionado por el nuevo virus SARS-CoV-2, desde entonces el número de casos aumentó a más de diez millones y más de cuatrocientas mil muertes al momento de concluir el estudio.1-3 A partir de conocimientos de pandemias previas, se evidenció la relación entre un estado nutricional deficiente y el aumento en la letalidad de las enfermedades infecciosas. Adicionalmente, se han visto como factores nutricionales relacionados con deficiencias de micro y macronutrientes, así como el efecto de la obesidad, desnutrición y otras comorbilidades generan un estado proinflamatorio crónico y sostenido que potencia la severidad de la enfermedad.2,4-7 Un estado nutricional adecuado potencia el sistema inmune protegiendo al individuo contra el contagio y mejorando la respuesta asociada a procesos inflamatorios como el generado por el SARS-CoV-2. Además, estos individuos presentan menos probabilidad de desarrollar cuadros graves de COVID-19. Así pues, se ha visto que micronutrientes como las vitaminas A, B6, B12 y E, al igual que el Zn y el Se cumplen un papel regulador de la inmunidad innata y adaptativa, y sus deficiencias se han asociado a mayor patogenicidad viral y a desenlaces tórpidos, por lo que se ha recomendado incluir la suplementación de las mismas en pacientes con deficiencias y COVID-19.8-14 En resumen, la integridad del ser humano depende del sistema inmunitario, encargado de eliminar agentes infecciosos o extraños, por medio de las respuesta inmunitaria innata o adaptativa, y su adecuado funcionamiento está estrechamente ligado a un adecuado estado nutricional, por lo cual, este estudio busca determinar el impacto biológico que tiene un estado nutricional alterado y como esto influye en la progresión del COVID-19 en el paciente, para así, finalmente, explorar las distintas estrategias preventivas y terapéuticas dentro del marco nutricional dando recomendaciones para optimizar el estado nutricional e inmunitario de los pacientes en el contexto de la pandemia actual.

     

     

    Tamizaje y diagnóstico nutricional

    Inicialmente, es necesario realizar una detección estándar de riesgo nutricional en pacientes con diagnóstico de COVID-19 que incluya datos como edad, mediciones antropométricas y antecedentes (Dietarios, pérdida de peso, disminución de la ingesta, del sentido del gusto y olfato), teniendo en cuenta poblaciones con factores de riesgo ampliamente descritos por la literatura, que puedan cursar con cuadros más graves por lo que se ha sugerido que su detección en el contexto nutricional es fundamental a la hora manejar la enfermedad.4,15,16 De esta manera, se ha sugerido implementar herramientas para el tamizaje y el diagnóstico nutricional de los pacientes con COVID-19 (Tabla 1). Estas buscan objetivar las condiciones nutricionales según las características del paciente. Es importante tener en cuenta, además, que situaciones que aumentan el gasto energético como fiebre, estados inflamatorios avanzados, diarrea, vomito, náuseas, ageusia y anosmia, pueden afectar el estado nutricional del individuo y en consecuencia su estado inmunológico.2,4,15,17

     

     

    Recomendaciones Nutricionales Previo inicio de suplementación dietaria, es necesario realizar una evaluación nutricional para determinar las demandas nutricionales generales y especificas de cada paciente, individualizando su condición, ya que cursos leves en contraste con aquellos severos, cambiarán no solo los requerimientos, sino la vía por donde la nutrición ha de ser administrada, la Tabla 2 resume las principales necesidades nutricionales a calcular previo al inicio de una dieta. Es necesario además hacer una prescripción dietaria dirigida donde se tome en cuenta el contexto del paciente, ya sea para manejo intrahospitalario como ambulatorio.4

     

     

     

    1. Pacientes con COVID-19 no hospitalizados. Por consenso general, se considera que en pacientes que no requieren manejo intrahospitalario sigan las sugerencias nutricionales pautadas en guías de manejo, ilustradas en la imagen 1 donde se muestra que es necesario una dieta balanceada, con al menos 5 porciones diarias de frutas y verduras, adecuada ingesta de líquidos (al menos 1.8 L/día), porciones adecuadas de granos, frutos secos, lácteos y legumbres según cada paciente, al igual que productos de origen animal según el marco de una alimentación saludable y de las guías alimentarias de cada país y, por supuesto, evitando el consumo de alimentos procesados y bebidas azucaradas. (ver puntualmente las recomendaciones 2.1 y 2.3 – ref. 25, y las 23, 26 y 27 – ref. 26)

    2. Pacientes con COVID-19 hospitalizados. En el contexto intrahospitalario, se han definido criterios de hospitalización y en general son directamente proporcionales a la severidad del cuadro de los pacientes ya que requieren manejos más agresivos. 4,15 Por lo que, posterior al tamizaje y diagnóstico nutricional, es necesario establecer el abordaje nutricional, para esto la ESPEN determina el manejo general según el ingreso a hospitalización en sala general o en UCI. 4,29 Así bien, las características dietarias especificas están definidas ampliamente en estas guías, en la figura 1 se resume la vía de administración según los distintos escenarios clínicos.